Dr. Emmanuel Carmona Barón
 
(55).513.54.818

Hospital Ángeles Pedregal
Torre de Especialidades Quirúrgicas
Consultorio 972

 


LABIO LEPORINO

Durante el desarrollo embriológico ambos lados de los labios y del paladar crecen normalmente hasta unirse unos con otros en la línea media formándose así el labio superior y el techo de la boca o paladar. Se calcula que uno de cada 1000 niños, nace con defectos en el labio y/o paladar debido a la falta de unión de estos durante el desarrollo intrauterino.

Si su hijo o usted nació con cualquiera de estos defectos (labio y/o paladar hendido), necesitará someterse a varias intervenciones quirúrgicas para repararlos.

El tratamiento del labio y paladar hendidos no compete solamente al cirujano plástico. Un equipo de profesionales médicos, odontólogos y terapistas deben trabajar en conjunto para resolver los problemas que esta patología abarca.

Cuando la cirugía es realizada por un cirujano plástico experimentado y debidamente acreditado, los resultados son satisfactorios.

Las hendiduras labiales pueden variar en severidad desde una simple muesca a nivel del labio rojo, hasta la separación completa del labio superior prolongándose hasta la nariz. Las hendiduras labiales pueden ser unilaterales o bilaterales, es decir que pueden afectar una o ambas partes del labio superior.

En la cirugía del labio o queiloplástia se realizará una incisión a cada lado de la hendidura desde la boca hasta el orificio nasal. Separará la piel del labio y unirá el músculo de los labios en la
línea media para luego suturar la piel y cerrar así la separación existente. De esta manera se restaura la función del músculo del labio superior y la forma del arco de cupido. La deformidad de nasal ameritará probablemente una segunda intervención.

Las cicatrices pueden permanecer enrojecidas por algunas semanas, pero progresivamente irán mejorando, aunque nunca desaparecerán totalmente.

Las hendiduras palatinas pueden ser parciales o totales, bilaterales o unilaterales.

El cirujano realizará una incisión en el paladar a cada lado de la hendidura y disecará los tejidos para llevarlos a la línea media del techo de la boca. De esta forma se restituye la función musculatura palatina y se logra el cierre de la hendidura dándole suficiente longitud al paladar.

Durante uno a dos días puede experimentar algún dolor o malestar, los cuales son bien controlados con medicamentos prescritos por el médico.

Después de la cirugía del labio y paladar hendidos se debe seguir siendo controlado y tratado por el resto de los integrantes del equipo multidisciplinario, hasta lograr el éxito total del tratamiento.

 

 

 

<<Regresar a Cirugias de cara >>

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 
Copyright 2018 Cirugia Plastica Df. Dr. Emmanuel Carmona Barón | Plastic Surgery | Diseño web ROJO PUBLICIDAD